En bicicleta a Villeta

by | 26 mayo, 2021 | Ciclismo | 0 comments

Como un tatuaje

Cuando regresé a Medellín con mi moretón monumental cubriendo todo mi antebrazo como un tatuaje de rockero, mis amigos pensaron que me había caído con la bici en algún camino de montaña.

Pero, de hecho, me había resbalado en una cascada en un rio fuera de Villeta. Pero más sobre esto pronto.

Evitar explosión

El trayecto comenzó por bici hasta el pequeño aeropuerto local de Medellín, vaciando el aire de las llantas (de lo contrario explotan en el vuelo), doblé y empaqué la pequeña bicicleta en su bolso y volé en la avioneta Satena a Bogotá, donde Alejita se encontró con su gran bicicleta.

Bromeamos diciendo que ella tiene un caballo y yo un pony.

Temperatura arctica

Bogotá está ubicada en un altiplano, y pasaríamos de unos 15 grados de temperatura allí a Villeta y Tobia con un clima mediterráneo de 20-25 grados. Después de 46 km de ciclismo, llegamos al pueblo de Facatativá a última hora de la primera noche, donde hace aún más frío que en Bogotá. La única habitación de hotel que pudimos encontrar no era directamente lujosa.

Temperatura arctica en las camas a pesar de las cobijas dobles y, por supuesto, sin agua caliente en la ducha. La puerta no se podía cerrar con llave, pero había que colocar un travesaño, como en un establo. Pero el precio estaba barato, 20 mil pesos por dos personas.

Rana gigante

A la mañana siguiente visitaríamos el Parque Arqueológico Piedras del Tunjo, un parque con monumentos antiguos y pinturas rupestres.

Pero los lunes estaba cerrado para nuestra decepción. Sin embargo, había una chica en la pastelería donde desayunamos que, por casualidad, trabajaba en el parque y nos dijo que los lunes por la mañana a las 7-9 estaba abierto, pero solo para ciclistas y corredores. ¡Qué casualidad!

Fue un refrescante paseo en bicicleta con una roca con forma de rana gigante como atracción principal.

Hasta Villeta

Luego nos dirigimos al pueblo de Villeta, a 55 km de distancia, de los cuales 36 km de bajada ininterrumpida donde mantuvimos la misma velocidad en las curvas cerradas que los monstruosos camiones Kenworth. A cada kilómetro subía la temperatura y primero se desprendían las camisetas de manga larga, luego las chaquetas y finalmente solo la ropa de la bicicleta ondeaba con el viento. ¡Maravilloso!

En Villeta hacía 35 grados y allí encontramos un lindo hotel, donde el agua fría de la ducha no estaba helada. Y al lado del hotel había un bar donde tomaron cerveza de la Bogotá Beer Company. ¡Asombroso!

Tuvimos a Villeta como base para, entre otras cosas, un viaje por caminos destapados a Tobia, donde un hombre entusiasta ha construido su propio tren para turistas a unos kilómetros de la ruta de la via abandonada que originalmente iba de Bogotá a Santa Marta en la costa caribeña. ¡Interesante!

Siete cascadas

Un día fui temerario como para asumir el deseo de Alejita de caminar por un río con siete cascadas con el guía llamado Joaco. Saltos de los Micos. Solo estábamos Alejita y yo en el grupo. Por suerte no tengo miedo a las alturas. Joaco describió la flora y la fauna y con gran habilidad nos guió a través de cuerdas y calambres en las rocas debajo de las cascadas.

Las lagunas de abajo tuvieron que ser cruzadas nadando, y por supuesto me olvidé de quitarme las gafas cuando caí en picado, así que Joaco tuvo que hacer un esfuerzo heroico y logró de levantar mis gafas en la cuarta inmersión. Pienso en él con gratitud cada vez que me los pongo.

Todo siguió con la ropa puesta. En el calor, se secaron a una velocidad récord, a excepción de los zapatos para correr, que no se secaron completamente hasta la mañana siguiente.

Y luego me resbalé hacia atrás en un acantilado en una cascada de once metros de altura. Me chocé con mi brazo derecho para proteger la parte de atrás de mi cabeza. El bulto que creció era tan grande como una pelota de ping pong. Fue un poco vergonzoso con las turistas en la laguna debajo de la cascada que gritó alentadoramente “otra vez, otra vez” al anciano que aparecería lucir sus habilitades …

En el subido al Alto de Tribuna.

Cruzando el rio en Saltos de los Micos

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mis publicaciones de blog

Si susribes acá, vas a recibir un correo electrónico cuando publico cosas nuevas.