En las alcantarillas de Paris

by | 8 junio, 2021 | Viajes | 0 comments

Estoy huyendo

Exactamente el por qué no lo sé ahora, y es probable que tampoco lo supiera en ese entonces. Pero una noche, en el gélido enero de 1965, pido un aventón hacia el sur desde Estocolmo; estoy huyendo de mi servicio militar secreto. Mi objetivo es llegar a París, Francia.

Sin uniforme

El proyecto es una locura, pero al menos tengo el buen gusto de no correr con uniforme de campaña. Sin embargo, llevo ropa interior militar y calcetines de invierno. Tengo la vaga idea de que escapar se castiga con la cárcel, pero la necesidad de irme es demasiado grande para detenerme.

A Paris

No tengo que esperar tanto tiempo en la nieve al borde de la carretera con mi pequeña bolsa en la mano y el pasaporte y un capital de ahorro mínimo en el bolsillo interior antes de conseguir el primer camión. En la capital francesa me registro en un hotel sencillo del pobre barrio Quartier Latin cerca a la estación de metro Maubert-Mutualité. La conserje, vestida todo el día con camisones y pantuflas, vigila como un halcón a todos los que entran. Por muy barato que sea, no puedo evitar que mi exiguo dinero de viaje se reduzca y cuando el efectivo (algunos cajeros automáticos no existían en estos años) está a punto de acabarse, salgo del hotel y me uno a la gente pobre que duerme en la sala de espera de la estación de tren Gare du Nord. A veces, las monjas llegan del convento con una bebida caliente y un sándwich.

Robos de bollos

También me convierto en un experto en robar bollos grandes que parecen bollos de canela, pero con uvas pasas en vez de canela. Las panaderías las tienen en bandejas grandes en la acera y es fácil meter una en el bolsillo de mi abrigo. Todavía los amo y aprovecho para comprarlos cada vez que estoy en París. Se llaman raisin.

Policía brusca

A las dos y media de la noche aparecen en la sala de espera unos policías con puños duros y expulsan bruscamente a las personas que no tienen billete de tren en las próximas horas. Yo también salgo corriendo en el frío y tengo que caminar penosamente por las calles para mantenerme caliente.

Una noche se acerca una patrulla de la policía con linternas muy potentes y todos se preocupan. Entonces aparece un hombre desde un foso. Se están realizando algunos trabajos de construcción y en una esquina de la enorme sala de espera se ha excavado el piso. Hay un montón de grava al lado. En ese pozo, un hombre se hace visible y me saluda con la mano. Me doy la vuelta para ver a quién está saludando detrás de mí, pero soy yo a quien se refiere y me dice con entusiasmo que me apresure.

Abajo en el pozo

Todo es mejor que ser echado por la policía, así que corro los pocos pasos hasta el pozo y salto. El hombre me agarra del brazo y me empuja hacia un pasillo estrecho para que la policía no me vea. Nos sentamos en cuclillas en silencio en la penumbra hasta que no oímos nada de la sala de espera.

El hombre, que está bien vestido, solo los zapatos están embarrados, me hace señas para que lo siga. Acostumbrado como estoy por las órdenes militares, lo sigo sin hacer preguntas. El túnel oscuro se inclina ligeramente hacia abajo y más lejos se siente una luz tenue. Huele a aguas residuales y tengo entendido que vamos por las alcantarillas de París.

Un mundo subterráneo

Allí aparece un mundo subterráneo habitado por extrañas criaturas. Canales con aguas residuales con repisas a ambos lados por donde se supone que se debe caminar. Puentes estrechos y destartalados que cruzan los canales. Gente acostada y durmiendo en los rincones y recovecos. La mayoría parece ser de ascendencia de ultramar.

Mi benefactor me lleva a un lugar donde él y otros, que ya se han quedado dormidos, han extendido sus mantas. Se supone que debo dormir ahí. La temperatura es un poco más de diez grados, mientras que en las calles es de cero grados y también hace viento. Me acuesto en un rincón y el hombre me cubre con una manta antes de que se termine su cigarrillo Gitane y luego se acueste.

El arte de la orientación

A la mañana siguiente, mi salvador de apuros me dice que es argelino y se llama Abdelmalek, pero puedo llamarlo Abdel. Entiendo desde el principio que es gay. También me aclaró que tuvo negocios enredados y fue engañado, así que pasó a vivir en la clandestinidad y se ha refugiado en las alcantarillas.

Rápidamente me acostumbro al olor y también a la penumbra. Al principio es imposible orientarse en el laberinto de pasajes cuyo número parece infinito. Abdel explica que encuentra el camino a todas partes con la ayuda de dos cosas. Por un lado, la constatación de que el agua que fluye débilmente siempre fluye en dirección al río Seine. Y, por otra parte, con ayuda del sonido de los túneles del metro. En algunas líneas los trenes funcionan con neumáticos de goma y emiten un silbido diferente.

Aquí esta todo

Me hace una visita guiada y estoy sorprendido. Hay comida y bebida para comprar a vendedores ambulantes, juegos de cartas organizados por dinero e incluso prostitutas. Abdel conoce todas las salidas, la mayoría de ellas conducen a las vías del metro, pero algunas también están en los sótanos de los hoteles más grandes.

Abdel es generoso conmigo y cuando le digo que no puedo permitirme comprar comida, pero debo confiar en mis habilidades en robar bollos de canela sin canela, me paga la comida a pesar de las protestas de mi parte. Hay que reconocer que son protestas bastante tontas, y dice que probablemente se acordará un reembolso más adelante. Acepto con gratitud los blinis y tazas con sopa de carne caliente.

Una propuesta indecente

Así que una noche, creo que la cuarta, Abdel me saluda con la mano en el lugar donde duerme y me susurra al oído si quiero ganar un centavo. Por supuesto que quiero, no quiero nada mejor, así que asiento con la cabeza y pregunto qué debo hacer para ganarme ese centavo. Explica que quiere que me baje los pantalones y orine en uno de los bolsillos de su pantalón, pero puntualiza con gestos que debe ser con los pantalones abajo y no solo abrir la cremallera. Entonces recibiré quinientos francos y además me perdonará la deuda que tengo con él. Quinientos francos es mucho dinero y suficiente para comer durante al menos una semana. No tengo ni idea de la deuda de Abdel, pero probablemente sea igual.

La tarea no es algo a lo que haya estado ni siquiera cerca de imaginar. ¿Orinar en el bolsillo de su pantalón? ¿Había escuchado bien? Pero era correcta y se puede ver claramente en la expresión facial de la oración de Abdel.

Terapia cognitiva conductual

Puede parecer una tarea sencilla orinar en el bolsillo de los pantalones de otra persona, pero no para mí, a quien le cuesta incluso orinar en un urinario si hay otros hombres cerca. El desafío parece invencible. Más adelante en la vida, con la ayuda de mis colegas Hans y Ulf y a través de la terapia cognitivo-conductual, aprendí a superar esta fobia en relación con los preparativos para la competición de esquí llamada Vasaloppet.

No quiero ofender a mi amigo Abdel, así que tartamudeo que puede ser difícil y culpo que no necesito orinar. Pero mi amigo el fetichista de la orina ya ha pensado en esto. Saca algunas botellas de cerveza Champigneulles y también promete ofrecerlas gratis. La cerveza tiene un doble efecto; conduce a la vejiga llena y además el alcohol me hará superar mi timidez.

Mi destino esta sellado en cerveza

Cuando bebo los primeros sorbos, siento que he sellado mi destino. Si no manejo la tarea, mi deuda con Abdel aumentará aún más, ahora por la cerveza. Abdel, cada vez más emocionado, se sienta a mi lado mientras tomo mi primera botella. No ha hecho ningún reclamo por la cantidad mínima de orina, pero está bastante claro que no puedo hacer trampa untando cerveza de la botella: debe ser pura orina.

Después de dos cervezas, realmente necesito orinar y me preparo. Ya he recibido el dinero y nos estamos arrinconando fuera de la vista de los demás. Me bajo los pantalones, Abdel me mira a los ojos, pero no me toca, encuentro la abertura del bolsillo del pantalón, me mete la extremidad y … hago pis. Hay un verdadero chorro tibio que lo empapa por completo. Abdel usa su mano derecha, sus ojos se vuelven hacia adentro y eso es todo.

De regreso a Suecia

Mi fuga terminó y me devolvieron a Suecia. Me procesaron por escapar, pero la denuncia se abandonó porque mi padre, por lo que estoy agradecido, hizo arreglos para que un psiquiatra escribiera un certificado en el que se indicara que no estaba en pleno uso de mis sentidos.

Así que escapé de las semanas restantes del servicio militar. Pero tuve que firmar un acuerdo de confidencialidad, que probablemente todavía se aplica. Se trata del asunto secreto que estaba haciendo en el servicio militar, gracias a mis buenos conocimientos del alemán. Si hubiera tenido permiso para contar sobre esto, habría otra publicación interesante en el blog.

 

De la Fiscalía de Estocolmo

De acuerdo con la constitución, por la presente se anuncia que no se llevará a cabo ningún procesamiento presentado en su contra en relación con una investigación llevada a cabo en relación con escape gaseado, debido a la falta de pruebas.

Estocolmo en la expedición de la Séptima Cámara de Fiscales el 3 de agosto de 1965

P.G. Arbman / fiscal de cámara

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mis publicaciones de blog

Si susribes acá, vas a recibir un correo electrónico cuando publico cosas nuevas.