El sueño de niño – Amazonas

by | 1 junio, 2021 | Viajes | 0 comments

Con mi hermanito en 2018

Estar abrazado por una anaconda serpenteante, atacado por lindos monos mico, estar servido larvas de palmera gordas a la parrilla, visitar tres países en media hora, ¿dónde puede ser?

Sí, era el sueño de mi niñez hecho realizado. Visité el Amazonas con mi hermano Magnus, como parte de su visita conmigo en Colombia 2018. Vuelo con Avianca desde Medellín al pequeño aeropuerto de Leticia, que es la capital del departamento colombiano del Amazonas, a orillas del Río Amazonas.

Tres países

Justo al lado está la ciudad brasileña de Tabatinga en el estado federal también llamado Amazonas (con la capital Manaus). Al otro lado del río está la Isla Rondina, que pertenece al Perú.

No mosquitos

Los amigos de Medellín habían advertido de las hordas de mosquitos de la malaria, así que cargamos repelente y teníamos ropa con mangas  y piernas largas en el equipaje. Pero el caso es que no vimos ni un solo mosquito y mucho menos nos picaron.

No pirañas

También se nos advirtió que metiéramos la mano en el río Amazonas para, un momento después, arrancar una mano de forma de esqueleto hecho de pirañas. Pero esto fue declarado un mito, y en realidad resultó al revés cuando se trataba de quién se comía a quién cuando nos sirvieron pirañas fritas para el almuerzo.

Más tarde leí sobre señor Martin Strel, quien nadó a lo largo de todo el río Amazonas una distancia de 5430 km en 70 días.

Larvas fritas

Y viceversa, también se trató de insectos cuando mi amiga colombiana Any y yo compartimos una porción de larvas de palmera fritas en el restaurante. Se llaman mojojoy. Magnus y la alemana Mirka nos miraron con disgusto cuando nos metimos las gordas larvas. Según los indígenas, la carne contiene sustancias activas contra las enfermedades pulmonares. La mayor parte del sabor probablemente provino del condimento.

Sueño de barco fluvial

Tomamos un bote por el río Amazonas hasta Puerto Nariña, una ciudad sin autos. Silencioso y sin gases de escape. También aterrizamos en lugares donde pudimos conocer varios animales y ver plantas exóticas. En los puertos vimos botes fluviales de diferentes tamaños, y parte del sueño del niño permanece, es decir, bajar en bote fluvial a Manaus en el centro de Brasil (cinco días allí y ocho días al regreso, río arriba).

Me doblaban las rodillas bajo el peso de la anaconda. No me gustan mucho esos espectáculos para los turistas, pero me explicaron que la serpiente estaba bien con pollos vivos como alimento.

Este animal recibe atole de maíz en un biberón, lo que agradece. Pero no tengo ni idea de cómo se llama el animal. Creo que se llama matin en español … Sí sabes, me escribes un comentario, por favor.

El camarero nos presentó las larvas de palmera (mojojoy) antes de servir, lo que casi me hizo arrepentir de mi pedido.

Estos monitos mico probablemente estaban bien y pensaron que era divertido atacar a mi hermano cuando desembarcamos en la Isla de los Micos a media hora río arriba de Leticia.

La piraña frita sacada del Amazonas es muy sabrosa, pero es un eufemismo decir que es espinoso. Varias botellas de cerveza se consumen en el calor tropical antes de que la carne de pescado se separe de las espinas.

Honestamente, fue más un desafío que una experiencia culinaria, pero siempre soy débil cuando la gente me anima.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mis publicaciones de blog

Si susribes acá, vas a recibir un correo electrónico cuando publico cosas nuevas.