Casi un maratón en El Irak

by | 9 julio, 2021 | Comida y Bebida, Maratón, Viajes | 0 comments

Idea romántica

Eufórico en 2013 por haber hecho mis primeros 3-4 maratones de 42 km en Odense y Estocolmo, se me ocurrió una idea romántica de correr diferentes maratones en todo el mundo. El mítico Maratón de Nueva York, por supuesto. Muy rápido en la Maratón de Berlín plana. El maratón de la Gran Muralla en China. No tenía idea del Maratón de Medellín, porque esto fue antes de que me enamorara de Colombia.

Entonces, cuando Magnus y yo estuvimos turistas en el Kurdistán iraquí, pensé en aprovechar la oportunidad para correr un maratón en la capital, Erbil, y entrenaba tanto en Suecia antes de la salida como en Erbil, sobre lo que puedes leer aquí.

En un maratón es importante reducir la resistencia del aire. Aquí en una peluquería en Sulemania.

Perdí la salida

Cuando regresamos a Erbil después de un viaje en taxi de 290 km desde Sulemania, resultó, desafortunadamente, que me había olvidado la fecha para el maratón, por lo que ya había tenido lugar el día anterior. Adivina si estaba molesto. Sin embargo, la decepción pasó la noche siguiente cuando mi hermano y yo visitamos el distrito cristiano liberal de alcohol de Ankawa. En nuestro habitual Deutscher Hof Erbil conocimos a un grupo de alemanes con cuáles empezamos a hablar sobre maratón y me quejé.

Muy buen marketing

Mejor en el desierto

– Me habría gustado correr el Erbil Marathon, pero me perdí la salida.

– ¿Por cuánto tiempo? preguntó uno de los chicos alemanes.

– Me perdí la salida por un día entero.

– Deberías estar satisfecho con tu retraso de 24 horas. Escapaste de la miseria.

– ¿Entonces no fue un buen maratón? Sé que cerraron toda la carretera de circunvalación al tráfico. El año pasado la carrera tuvo lugar en el desierto a las afueras de la ciudad, mucho peor.

– Te aseguro que fue mejor en el desierto. Fue un desastre aquí. Es posible que el director de la carrera no haya tenido ni una pizca de maratón. La policía preguntó al director  cuánto tiempo tendrían que estar cerradas las calles. ¿Adivina cuánto tiempo le dijo ese idiota a la policía?

– ¿Seis horas, como en Estocolmo Maratón? O quizás siete, por el calor.

Tres horas

El alemán negó con la cabeza y dijo que eran tres horas.

– ¿Tres horas? Pero nadie pudo haber corrido tan rápido.

– ¡Exacto! Cuando la policía liberó el tráfico después de tres horas, nadie había llegado a la meta. Todos tuvieron que esperar en los semáforos y correr por las aceras entre peatones sorprendidos. Alguien trató de salir corriendo a la carretera, pero estuvo a punto de ser atropellado.

– De dónde había sacado el líder sobre las tres horas.

– Se dice que buscó en Google el tiempo de los ganadores en los Juegos Olímpicos, y luego agregó una hora por seguridad.

Pensé que el alemán estaba bromeando conmigo, pero no. Todos se habían alineado, pero solo uno de ellos había completado con pura terquedad enojada.

– ¿Qué quieren? ¿Una cerveza Köstritzer Schwartzbier para todos? Ofrezco parches en las heridas, dije.

Ellos asintieron con la cabeza y fui al bar y pedí.

Este cervecería alemana está ubicada en Ankawa, el barrio Christiano.

 Aquí en la circunvalación habría corrido.

De este manera cruzan la calle. Mi hermano Magnus en la foto.

Allemanes en Deutscher Hof en la noche para consolarse

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mis publicaciones de blog

Si susribes acá, vas a recibir un correo electrónico cuando publico cosas nuevas.