Comida en mi memoria

by | 29 agosto, 2022 | Comida y Bebida | 0 comments

No soy un entusiasta de comida y no me gusta tanto cocinar, pero hay comidas de todo el mundo que recuerdo. Éstos son algunos de ellos. En parte porque eran buenos, en parte porque eran exóticos y en parte porque tengo recuerdos especiales asociados con ellos.

En Colombia, este es mi plato favorito. Se llama huevos a la Björn. Primero, hago una salsa de tomate con tocino, cebolla, salsa picante y tomates picados finamente. Luego rompo seis huevos crudos y los remuevo para que quede como una tortilla. Es más fácil cocinar en una estufa de gas, para que el calor se pueda regular mejor. Si un invitado prefiere huevos más secos, tomo mi porción primero y luego frito más.

Fue en Colombia donde encontré esta especia de mesa. Se llama Tajín y es una mezcla de diferentes tipos de pimentón y cayena en polvo. Se puede encontrar en casi todos los restaurantes de Medellín. Lo busqué en vano en Suecia, pero lo encontré en línea, desde México. La hermana menor ahora tiene dos hermanos mayores. Eso es suficiente para el resto de mi vida.

Me gustan más los aderezos en forma de queso y jamón que el pan. Por lo tanto, aquí el pan es en trozos pequeños, como rebanadas, con muchas coberturas. Esta es en realidad mi mesa navideña en 2016 en Medellín. Funciona bien para un negador de festivos como yo. La cerveza es una de las favoritas de Apostol, se llama Dubel y es un poco más fuerte y más sabrosa que la Aguila que es como besar tu hermana.

Durante nuestro paseo en bicicleta de 600 km en Tanzania desde el Kilimanjaro hasta la ciudad de Tanga al lado del Océano Índico, el hambre se recordaba de vez en cuando. Un buen refrigerio es un plátano dulce y, al mismo tiempo, aproveché para aligerar la carga de la niña. Por cierto, ¿sabías que los plátanos no crecen en los árboles, sino en una hierba que se corta cuando se cosechan los frutos?

Los restaurantes de Cuba no se ajustan a la imagen de una sociedad socialista. Manteles blancos almidonados y servilletas de tela en este lugar frecuentado por trabajadores de la fábrica del acúcar cercano. Solo había un plato en el menú, pero estaba muy rico. La bebida es una copia de Coca Cola y se llama Tu Cola, que en español puede significar “tu trasero”, jajaja.

Me encontré con esta chica durante una larga caminata en Ruanda. Mi conocimiento del kinyarwanda es limitado, pero entendí que la habían echado de casa porque, según la cultura ruandesa, a los niños no se les permite ver comer a sus padres.

Este es mi plato favorito absoluto en Polonia, y ya lo pedí en el ferry a Gdansk. Y servido con rábano picante rallado que hace que los ojos lagrimeen alcanza alturas aún mayores. Querido niño tiene muchos nombres. En Polonia se llama golonka, en Alemania Eisbein o  Schweinshaxe y en Austria Stelze. En Colombia, es pierna de cerdo asada, creo.

Me gusta esta presentación de la comida. Aquí en la capital de Eslovenia, Ljubljana, pedí sopa goulash y me la sirvieron en un bollo gigante (la cuchara parece una cucharadita de café, pero es una cuchara sopera). El pan era bueno, pero tan poderoso que tuve que poner en la basura, lo cual no me gusta. Y probablemente sería un desperdicio cuando también hay que ahuecar el pan en la cocina.

En el Kurdistán iraquí en 2013, mi hermano y yo éramos los únicos turistas. Fue difícil encontrar personas que pudieran hablar inglés, pero muchos podían hablar sueco. Eran los que habían huido a Suecia durante el terror de Saddam Hussein y que ahora habían regresado. Tenía una camiseta con NÄSVIKEN en la espalda y nos invitaron a almorzar con estos señores.

Encontré esta rabadilla en un pequeño restaurante en la carretera entre Bucaramanga y Cúcuta en Colombia. Sacrificas una gallina que aún no ha formado completamente los huevos en el oviducto. Sabía bastante a huevos normales, por supuesto. Nunca logré averiguar cómo estar seguro de que hay huevos en la gallina.

En el video al lado, puedes ver cómo se ven las larvas de palmeras gordas antes de la ejecución. Se fríen en la cocina y luego se sirven junto con una salsa de chile mediana. El plato se llama mojojoy. Esto tuvo lugar en la ciudad colombiana de Leticia a orillas del caudaloso río Amazonas. No todos en nuestra mesa querían probar, jaja

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mis publicaciones de blog

Si susribes acá, vas a recibir un correo electrónico cuando publico cosas nuevas.